SHARE

Don Gregorio, Nizao, Peravia. Recientemente se dio a conocer el listado de los jugadores cuyos nombres aparecerán por primera vez en las papeletas de votación para el Salón de la Fama de Cooperstown, entre los que se destacan Vladimir Guerrero, Iván Rodríguez y Manny Ramírez.

Al hablar sobre la posibilidad de ser electo en su primera oportunidad al Nicho de los Inmortales y unirse a Juan Marichal y Pedro Martínez como los únicos dominicanos en formar parte de Cooperstown, una sonrisa se dibujó en el rostro de Vladimir Guerrero.

“Para mi sería un gran honor unirme a dos glorias como Don Juan Marichal y mi “papá” Pedro Martínez en el Salón de la Fama. Es algo que me haría sentir muy feliz y orgulloso de darle ese regalo a mi mamá, mi familia y toda mi comunidad de Don Gregorio”, indicó Guerrero, al tiempo de señalar que ya esa sería la decisión de los periodistas.

“Yo estoy muy positivo, tengo mucha fe en Dios. Creo que puse los números necesarios, pero es algo de lo cual no tengo control. Los periodistas tendrán la última palabra y la decisión en sus manos”, dijo.

Agradece ponderaciones

Sobre el hecho de que figuras de la talla de Juan Marichal, Felipe Alou, Ricardo Carty, Manuel Mota, Pedro Martínez y David Ortiz, entre otros, lo señalan como una línea para ser electo al Salón de la Fama, Guerrero dijo sentirse muy satisfecho de dichas ponderaciones.

“Me hace sentir muy contento y orgulloso de escuchar que personas como Marichal, Felipe, Carty, Mota, Pedro y David entiendan que yo tengo los méritos para llegar al Salón de la Fama. Nunca olvido las palabras que Pedro dijo de mi cuando fue exaltado en Cooperstown”, señaló.

Guerrero tuvo un promedio de bateo de por vida de .318, el más alto entre todos los dominicanos en la historia de las Grandes Ligas. Conectó 449 cuadrangulares y 1,496 carreras remolcadas.

Asimismo, fue el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en el 2004. Fue seleccionado a 9 Juegos de Estrellas y ganó 8 Bates de Plata.

Círculo exclusivo

Vladimir Guerrero es uno de apenas siete jugadores en la historia con un promedio de bateo de .315 y más de 440 cuadrangulares. El exclusivo club está integrado por Babe Ruth, Lou Gehrig, Ted Williams, Jimmie Foxx, Stan Musial, Miguel Cabrera y Guerrero.

Sobre el hecho de que pertenece a esa élite, Guerrero manifestó con mucha humildad que “me siento bastante contento y emocionado de pertenecer a ese grupo, todos están en el Salón de la Fama de Cooperstown, menos Miguel Cabrera, que está activo y yo, es un gran honor definitivamente”.

Los 500 cuadrangulares

Ante la pregunta de cuál logro estadístico le hubiese gustado alcanzar, Guerrero sostuvo que “me hubiese gustado llegar a los 500 jonrones, pero lamentablemente las lesiones me impidieron seguir jugando para alcanzar esa meta. De todas formas, me siento muy contento con la carrera que tuve”, significó el orgullo de Don Gregorio, quien finalizó su carrera con 449 cuadrangulares.

Momentos inolvidables

Al relatar los momentos que marcaron su carrera en las Grandes Ligas, Guerrero recordó varios momentos que nunca olvida.

“Pienso que tengo varios recuerdos inolvidables: mi debut en Grandes Ligas, jugar al lado de mi hermano Wilton, jugar en una Serie Mundial, cuando superé en hits a Julio Franco y el premio de Jugador Más Valioso. Tengo muchos recuerdos muy bonitos, pero esos tienen un significado muy especial en mi carrera en las Grandes Ligas”, expresó.

Arturo De Freites, Felipe Alou y Pedro Martínez

Con respecto a las personas que le han ayudado y le han dado consejos que ha puesto en práctica dentro y fuera del terreno, Guerrero destacó a Arturo De Freites, Felipe Alou y Pedro Martínez.

“Son muchas las personas que me ayudaron y siempre me dieron buenos consejos. No tengo como agradecerles a todos ellos, en especial a Arturo De Freites, quien me firmó al profesionalismo; Felipe Alou, por ser la persona que me dio la confianza y siempre creyó en mi talento para jugar en Grandes Ligas y mi papá Pedro Martínez, por siempre estar ahí apoyándome y motivándome para que sea un mejor pelotero cada día”, manifestó.

Su brazo de cañón. No le gustaba hacer pesas

En lo que respecta a su gran brazo y la manera en que se preparaba físicamente, Guerrero señaló que “nunca me gustó hacer pesas. Siempre lo que hacía era ejercicios con gomas y me gustaba correr mucho. La fuerza que tenía en mi brazo era algo natural”, significó.

Kevin Brown y Al Leiter

Sobre los lanzadores a los cuales le bateaba con más libertad y los más difíciles de enfrentar, Guerrero dijo que “gracias a Dios, siempre le bateaba muy bien a Kevin Brown. De los más difíciles, creo que el que más trabajo me dio fue el zurdo Al Leiter”, acotó.

Guerrero tuvo un astronómico promedio contra Kevin Brown de .450 (40-18), 4 cuadrangulares, 16 remolcadas, 3 dobles, 1 triple, OBP .488, SLG .875, OPS 1.363; en tanto que frente a Al Leiter apenas le bateó para un anémico promedio de .114 (44-5), con un cuadrangular y seis remolcadas.

Su habilidad para batear pitcheos malos

Guerrero se ganó la fama de ser el mejor bateador de bolas malas en la historia. Al referirse al tema indicó que “es un don que Dios me regaló; también creo que jugar mucho la placa siendo un niño me ayudó bastante”.

“En Baní tendrán que cerrar la calle si me eligen para Cooperstown”

Al hablar de cómo reaccionaría su gente de su pueblo en Don Gregorio y en toda la provincia Peravia, ante una eventual elección suya al Salón de la Fama de Coopertown, Guerrero respondió con una amplia sonrisa que “bueno, creo que van a tener que cerrar a Baní completo”.

Su hijo Vladimir Guerrero Jr.

Al ponderar las cualidades de su hijo del mismo nombre, Guerrero dijo sentirse muy orgulloso de su desarrollo como jugador, a pesar de su corta edad.

“Me siento muy orgulloso de “Negro”. Él es un muchacho muy obediente, talentoso, trabajador y disciplinado. Tiene los pies en la tierra y es muy humilde. Le doy las gracias a Dios por regalarme un hijo como él”, indicó.

Vladimir Guerrero Jr es ya considerado como el prospecto número 1 de la organización de los Azulejos de Toronto. En su primer año como profesional en los Estados Unidos, en la Liga de Novatos (Rookie League), conectó 8 cuadrangulares. Se recuerda que fue firmado por un bono de casi 4 millones de dólares.

Habla su hijo

Al escuchar los elogios de su padre, Vladimir Guerrero Jr dijo, visiblemente emocionado, que “eso me hace sentir muy bien. No puedo describir lo que siento cuando lo escucho decir esas palabras de mi”.

Sobre la comparación inevitable con su padre, Guerrero Jr dijo que eso lo motiva a seguir trabajando cada día más.

“No siento ningún tipo de presión cuando me comparan con mi padre, puesto que eso me motiva a seguir trabajando fuerte, tratar de ser como él y tener una gran carrera como la que él tuvo en las Grandes Ligas”.

Simpatiza con los Tigres del Licey

Finalmente, Guerrero Jr manifestó que siempre ha sentido una gran pasión por el béisbol y que es un seguidor de los Tigres del Licey.

“Llevo el béisbol en la sangre. Yo creo que me gusta el beisbol desde que estaba en el vientre de mi madre”, dijo, al tiempo de indicar que siempre ha sido un seguidor de los Tigres del Licey.

Por Héctor Gómez