SHARE

SAMARA, RUSIA.-Con solvencia y oficio, Brasil no se enreda en este Mundial muy traicionero para las grandes selecciones. El gol de Neymar a los 51 finalmente rompió la muralla de Guillermo Ochoa en el arco, Roberto Firmino sentenció a los 88 y Willian redondeó una actuación monumental para que los pentacampeones despachasen ayer 2-0 a México en los octavos de final de la Copa Mundial.

México se va de Rusia sin su ansiado quinto partido: por séptima vez seguida se queda sin entrar en los cuartos de final.

Brasil, que sigue creciendo: entre los ocho mejores por séptima edición consecutiva, supo contener el intenso despliegue de México, al que le falta profundidad para llegar al área.

Lo otro fue martillar y martillar hasta que pudo vulnerar a Ochoa, el notable arquero mexicano que parecía invencible hasta que Willian sirvió un centro rasante frente al arco y Neymar estiró la pierna en el segundo palo para adelantar a Brasil. Ochoa desvió una entrada de Neymar y el recién ingresado Firminio anotó el segundo.
Neymar  al ataque

— Respuesta del astro
Neymar, elegido por vez primera hombre del partido en la victoria de Brasil sobre México, aseguró que los jugadores aztecas habían “hablado de más” en la previa, al criticar que se tiraba demasiado y exageraba las faltas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here