SHARE

Lionel Messi (31) es uno de esos futbolistas reservados que se alejan del foco mediático siempre que pueden, apegado a su hogar y a su familia, a la ciudad donde creció y a una vida en la que parece no querer ningún tipo de sobresalto. Los sacrificios que realizó durante su niñez para conseguir su sueño de triunfar en el mundo del fútbol provocaron que tuviera que dejar Rosario para desarrollar una envidiable carrera en Barcelona que le ha llevado a convertirse en, para muchos, el mejor futbolista de todos los tiempos.

Apenas quedan dos meses para que Messi cumpla 32 años y por el momento no se puede predecir el momento en el que el futbolista dejará de sorprender al planeta fútbol con continuas exhibiciones sobre el verde. El riesgo de quedar retratado es alto, viendo que el argentino está empeñado en continuar agrandando su leyenda tal y como demuestra una temporada en la que aspira al triplete y a levantar su sexto Balón de Oro.

Sin dejar atrás el acento de su país natal a pesar de llevar viviendo en España desde los 12 años, la fortuna del jugador ha ido creciendo exponencialmente gracias a su buen papel sobre el terreno de juego y a las múltiples renovaciones que ha negociado con el FC Barcelona. El conjunto blaugrana realizó una gran inversión en su momento pagando el tratamiento de la hormona de crecimiento del joven argentino y también una casa en el barrio de Les Corts para que viviera junto a su padre Jorge en lo que eran sus inicios en el mundo del fútbol.

¿EN QUÉ INVIERTE SU DINERO MESSI?

El futbolista vive a caballo entre la Ciudad Deportiva del Barcelona y su mansión de Castelldefels, donde se refugia junto a Antonela Rocuzzo, a la que ya conocía con tan solo 10 años, y sus tres hijos, Thiago, Mateo y Ciro. Siempre que pueden se escapan a Rosario o a su casa de Bolvir, un pueblo de la Baja Cerdaña muy cerca de la frontera con Francia y en la que el jugador se relaja con su familia alejado del ruido propio del mundo del fútbol.

Sin embargo, la inversión que realiza Messi en el sector inmobiliario, según ‘El País’, no se reduce a viviendas para su uso y disfrute, sino también a grandes hoteles y edificios que le brinden una rentabilidad como confirmó con su última adquisición hace unas semanas comprando un hotel de Mallorca. Y es que el argentino ocupa el octavo puesto según la revista ‘Forbes’ entre las celebridades con una mayor facturación anual, el segundo si tenemos en cuenta únicamente a los deportistas.

El mejor futbolista del mundo, premiado con cinco Balones de Oro, compró a través de su sociedad Explotaciones Rosotel el Sea Sun Fona en s’Illot, en Mallorca, un hotel de cuatro estrellas y 98 habitaciones que supone su segunda propiedad hotelera en las Islas Baleares tras el MiM Ibiza, la tercera en España si sumamos otro con la misma marca en Sitges.

Además, sus tentáculos financieros se han extendido por su ciudad natal con la compra de la exclusiva Torre Aqualina, un enorme edificio de 125 metros de altura y 40 plantas de apartamentos con un precio aproximado de un 800 mil euros (según AFP citando a una entidad inmobiliaria) y el complejo residencial Azahares, valorado en 27 millones de euros. También en Barcelona con el edificio de oficinas Rostower.

EL PAPEL DE LA FUNDACIÓN LEO MESSI

Los contratos con grandes marcas como Adidas, Huawei, Gatorade, Lays o Pepsi han hecho que su fortuna se incremente, y tras invertir también en la industria del vino con un caldo que se vende en Argentina, Brasil y Barcelona, creó una fundación con su nombre para colaborar con diferentes proyectos. Así, y aunque pocas veces habla de ella, actúa para múltiples causas con grandes donaciones como la que realizó en el SJD Pediatric Center de Barcelona, el centro oncológico más grande de Europa. Porque Messi no habla de dinero, tampoco lo hace a menudo en público, pero donde sí habla, y cómo lo hace, es en el césped y en el sector inmobiliario.

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here