SHARE

Añadir un poco de chocolate amargo a una dieta de entrenamiento puede mejorar sin esfuerzo la resistencia, de acuerdo con un nuevo estudio de nutrición deportiva. Estos hallazgos brindan una poderosa herramienta tanto a los atletas que buscan llegar al máximo como a aquellos que esperan una excusa para consentirse.

Desde hace algún tiempo, el chocolate amargo se ha presentado como una golosina relativamente sana, con estudios que demuestran que cantidades pequeñas de él pueden tener beneficios para el corazón y el cerebro. La mayoría de estas investigaciones se han enfocado en el papel de una sustancia llamada epicatequina, un nutriente vegetal que se encuentra en el cacao.

El chocolate amargo por lo general es rico en epicatequina, aunque sus niveles varían dependiendo de cómo lo hayan fabricado. Los niveles de epicatequina tienden a ser muy inferiores en el chocolate con leche, que contiene poco cacao, mientras que el chocolate blanco contiene una cantidad muy pequeña o nula del nutriente.

La epicatequina se conoce por impulsar a las células que alinean a los vasos sanguíneos para que liberen un extra de óxido nítrico, una sustancia con efectos múltiples en el cuerpo. El óxido nítrico aumenta ligeramente la vasodilatación, o el ensanchamiento de las venas y arterias, mejorando el flujo sanguíneo y la función cardiaca. También hace que las células musculares absorban más azúcar en la sangre, proporcionándoles más energía, y aumenta la entrada de oxígeno a las células.

Debido a sus muchos efectos fisiológicos, cada uno de los cuales puede ayudar al desempeño físico, desde hace mucho tiempo los atletas han buscado maneras de incrementar la cantidad de óxido nítrico en su torrente sanguíneo. Algunos toman suplementos en cápsulas, aunque los beneficios de los suplementos de óxido nítrico no están comprobados. Otros toman jugo de betabel, una bebida con una dosis considerable de nitratos, que en el cuerpo se convierten en óxido nítrico y otras sustancias. Se cuestiona, no obstante, la seguridad de los nitratos y también, como cualquiera que haya bebido jugo de betabel puede confirmar, lo agradable al paladar de una bebida que claramente sabe a tierra líquida.

Sorprende que tanto los atletas como los científicos hayan dedicado relativamente poca atención al potencial del chocolate amargo como fuente natural de óxido nítrico y su impacto en el desempeño, tal vez en parte porque el chocolate puede provocar aumento de peso, además de que no parece medicinal ni desagradable, dos atributos que a menudo se asocian a las ayudas ergogénicas.

Sin embargo, los investigadores de la Universidad Kingston en Inglaterra sospecharon que el chocolate amargo puede potenciar en serio el desempeño, siempre y cuando se utilice con cuidado.

Así que, para el nuevo estudio, publicado en diciembre en The Journal of the International Society of Sports Nutrition, encontraron a ocho ciclistas no profesionales de sexo masculino que aceptaron, por el bien de la ciencia, consumir chocolate amargo todos los días.

Por