SHARE

El Barcelona, que salió malparado del Ettihad, queda a un paso de la clasificación. El Manchester City fue el gran beneficiado de la sesión. Aparte de su gran partido y meritorio triunfo amplió su panorama gracias al tropiezo del Borussia Monchengladbach en Alemania ante el Celtic.

Afrontaba el cuadro de Pep Guardiola su partido como una final. Una nueva derrota ante el Barcelona dejaría al combinado ‘citizen’ próximo a la eliminación. Sin embargo, el City dio la cara. Se mostró superior al Barcelona y ejecutó una remontada en toda regla para disparar sus posibilidades.

Guardiola, fiel a su filosofía estableció una alta presión a su rival y la búsqueda constante del balón. Le costó al City, que se encontró con un gol en contra a los 20 minutos, firmado por Leo Messi. Pero se recompuso el representante inglés que empató al borde del descanso gracias a Ilkay Gundogan.

El City ya había desperdiciado varias ocasiones. El centrocampista alemán atinó en un momento clave y a la vuelta del intermedio el Manchester arrolló al equipo español que pudo obtener un castigo mayor. El belga Kevin De Bruyne puso por delante al bloque de Guardiola que sentenció a un cuarto de hora del cierre con otro tanto de Gundogan.

El Barcelona queda a un punto de los octavos. El premio para el City fue doble en la sesión gracias al empate del Celtic en Alemania (1-1).

Por Jose Luis Montilla