SHARE

El cantautor canario Braulio admite que se conmueve al punto del llanto al componer ciertas canciones, aunque no sean historias personales.

“Por ejemplo, no puedo ver anuncios de St. Jude (Children’s Research Hospital) y la nena puertorriqueña que está con aplomo hablando de su caso. Soy socio de eso y siempre me quedo con la duda de llamar y preguntar qué ha pasado con ella. Es una lindura”, manifestó conmovido.

Su éxito Crónica de un viejo amor surgió curiosamente por un programa de televisión, aunque admite haber tenido algunas decepciones amorosas.

“Tuve un desamor muy fuerte y de jovencillo también porque me gustaba una chica que vino a mi pueblo en Semana Santa. Con ella fueron los primeros besos, se marchó a la capital y cuando me dicen que tiene novio eso fue un trauma; a esa edad no lo entiendes. No hace mucho me reencontré con ella en un duelo y en lo poco que hablamos me dijo perdón, o algo así”, comentó el artista.

Braulio, al presente, está en uno de sus periodos de composición de mucha actividad, pues tiene sus tiempos de letargo.

“Ahora mismo estoy con un tema que se va llamar algo así como Amor de viejos, que se plantea como el último amor. Son dos personas que se encontraban solas dentro de esa etapa un poco deshumanizada de la vejez y se enamoran. Entonces reviven todo lo que pensaban dormido y se prometen andar juntos el camino que les queda. Es una cosa bien tierna. Hay mucho amor de viejos, lo que pasa es que da la impresión que la juventud es la que tiene patente de corso en esas lides. El amor es un sentimiento que se da en todas las edades”, recalcó la voz de Un tiempo para nosotros.

También está componiendo con su amigo y cantante dominicano Eddy Herrera.

“Hablamos de nuestra experiencia sobre un escenario. Eddy no solo hace merengue, hace balada, bolero. Amigo o colega, no sé cómo llamar el tema; es como una especie de swing”, adelantó sobre la colaboración.

De su reciente álbum, titulado Sie7e décadas, se desprenden Maleficio y El último perdón, ambos elogiados por sus seguidores en YouTube.

“La gente está un poco cansada porque hay cosas que no dicen nada. Se puede hacer música rítmica y contar cosas, incluso divertidas o dramáticas. La gente quiere verse reflejada en las historias de las canciones. Siempre trato de contar historias que pueden ocurrir, no cosas raras que pasarán o no”, explicó a EL VOCERO.