SHARE

Según investigaciones recientes por parte de Wilton Oltmanns, PhD. profesor que pertenece al staff de matemáticos del Instituto Tecnológico de Las Américas (ITLA), nuestra música de merengue está pasando por una crisis generacional causada por la falta de una educación musical en las escuelas, falta de creación de academias de músicas y por las pocas pretensiones del estado dominicano de aclarar nuevas políticas de difusión de nuestra música de merengue.

Todo esto va acompañado por una falta de nuevas propuestas musicales, apoyos empresariales y casas disqueras que trabajen el producto musical. No es que la nueva generación no tenga su atención en la música de merengue, sino que las estructuras musicales de este estilo musical son muy complejas para realizar los arreglos musicales. Se necesita muchos estudios teóricos y académicos, cosas que están muy escasos en el estado dominicano.

En la actualidad toda propuesta musical vernácula que vaya a surgir necesita tener calidad sonora, literatura con temática sana, música y arreglos musicales frescos amparados en nuevos talentos. Debe ser innovadora, evolucionistas y acorde a la nueva generación, cargada de nuevos colores y ritmos, pero sin tergiversar el género merengue que tiene como elementos principales la güira, la tambora dominicana y el bajo.

El doctor Oltmanns plantea que la evolución del merengue está más amparada en la ciencia que en el arte, por esta razón es que el futuro de la música urbana es incierto, pues esta es una mezcolanza de ritmo que están conectados con tecnología, juventud y sociedad. Las nuevas propuestas musicales de merengue deben ser investigadas, documentadas, saber cuál es la misión, la visión y los objetivos a desarrollar.

Este es el caso del proyecto musical Aryentera que desde el ITLA se viene realizando hace años, cuya misión es presentar el merengue con un nuevo estilo rítmico adaptado a los gustos musicales de estos tiempos; sin perder la esencia de su estructura esencial e instrumentos básicos, como la tambora, la güira y el bajo.

La visión es ser la agrupación merenguera encargada de transformar y relanzar el merengue hacia el extranjero.

Mostrar ante el mundo este gran tesón de riqueza armónica y de ritmo que convertirá a República Dominicana en uno de los países con la música más hermosa llena de armonía, ritmo y danza para convertirse en una marca planetaria. Sin esto, sería imposible determinar la propuesta musical que se ajuste al perfil de los nuevos tiempos, capaz de pasar el ritmo y danza del merengue desde una marca país a una marca universal.

Después de Wilfrido Vargas, Juan Luis Guerra, Chichi Peralta, surge ahora en el 2019 el 4to proyecto científico de innovación y evolución del merengue denominado Aryentera, amparado en la Teoría Matemática de la Música. Ya este desde un proyecto se convierte en una orquesta musical juvenil merenguera bisexual y se tiene la convicción y la certeza de que en pocos años el merengue será una marca planetaria, pues desde ya Aryentera empezó a dar frutos, pues es a partir de este proyecto cuando se logra definir por primera vez el merengue, pues todos eran vanos conceptos. También se ajustaron ciertos patrones, reconocimientos y acuerdos para que este se convierta en un género musical.

A partir de abril del año 2019 la propuesta merenguera será presentada a diferentes inversionista o empresarios musicales que estén dispuesta a estudiar el proyecto, el cual consta de 147 páginas y a hacer las inversiones económicas que conlleva Aryentera para posicionarse rápidamente en el gusto popular.