Inicia la locura del Wild Card

    76
    0
    Compartir
    Nueva York

    La postemporada del béisbol de Grandes Ligas, inicia este viernes con las series de wild card que pondrán un ingrediente especial en este año. Se jugarán tres juegos como máximo en casa del local, donde se buscan dos triunfos para avanzar a la serie divisional.

    Tampa vs Cleveland

    Terry Francona, que no es ajeno a la pompa y el peligro de la postemporada de octubre, siente lo mismo de cara a su 72do partido de playoffs que antes del primero hace 18 años.

    “Me moriré de miedo”, dijo el jueves el manager de Cleveland, medio en broma. «Eso nunca cambiará».

    Cuenta con la valentía de sus Guardianes.

    El equipo más joven del béisbol, que usó un enfoque de base a base para superar a Minnesota y Chicago para ganar la División Central de la Liga Americana, prueba por primera vez los playoffs el viernes cuando los Guardianes abren la ronda de comodines al mejor de tres contra los Rayos de la Bahía de Tampa.

    Este es un territorio desconocido para muchos de los jugadores de Cleveland, la mayoría de los cuales estaban en las ligas menores durante la extraña temporada de 2020 cuando el equipo, entonces conocido como los Indios, fue eliminado en la primera ronda por los Yankees de Nueva York.

    Nada ha desconcertado a los Guardianes esta temporada, y el abridor del Juego 1, Shane Bieber, quien se enfrentará al as de Tampa Bay, Shane McClanahan, no espera que sus compañeros de equipo se sientan nerviosos al subir a un escenario más grande.

    “Parece que nada ha sido demasiado grande o demasiado pequeño para nosotros este año”, dijo. “Realmente no espero demasiados cambios dentro del clubhouse o en el campo”.

    Cleveland y Tampa Bay jugaron seis veces durante la temporada regular, con los Guardianes con marca de 4-2. La semana pasada, los equipos se enfrentaron en una serie de tres juegos que se decidieron por una carrera, con dos juegos en entradas extra.

    Para los Rays, la postemporada se ha vuelto casi de segunda mano. Tampa Bay está haciendo su cuarta aparición consecutiva, y esas experiencias solo pueden ayudar cuando cada bola, strike y out se magnifican.

    El mánager de los Rays, Kevin Cash, uno de los amigos más cercanos de Francona, no está convencido de que la familiaridad de su equipo con jugar al balón le dé una clara ventaja a su equipo.

    “Su muchacho tiene mucha más experiencia en postemporada que yo”, dijo Cash con una de sus muchas bromas sobre Francona. “Creo que la cultura que Tito crea allí, independientemente de la falta de experiencia que tengan, sus jugadores están entrando en esta situación con una mentalidad segura”.

    La creencia de los Guardianes comenzó antes del día inaugural, y aunque se han convertido en una especie de sorpresa para los forasteros, los jugadores de Cleveland siempre sintieron que podían competir con los equipos de béisbol que gastan mucho y tienen grandes swings.

    Su estilo ofensivo va contra la corriente del juego de hoy. Es de la vieja escuela por necesidad, con una prima en los turnos al bate de calidad, haciendo contacto, avanzando corredores o robando. Funcionó y los Guardianes, que lograron un récord de 24-6 en la MLB después del 4 de septiembre, planean seguir así.

    “Ojalá hubiéramos pegado más jonrones de tres carreras”, dijo Francona. “Pero tenemos lo que tenemos, así que en lugar de poner excusas, estamos tratando de encontrar una manera de ganar. Te ocupas de lo que tienes”.

    Los Rays saben cómo es lidiar con el ataque de los Guardianes, y no es divertido.

    “Cuando los muchachos te presionan constantemente poniendo el balón en juego, presenta desafíos”, dijo Cash. “Tienes que jugar realmente limpio a la defensiva cuando no estás consiguiendo ponches”.

     

    Seattle vs Toronto

    Hay mucho en juego en la primera apertura de playoffs de la carrera de Alek Manoah, pero el derecho All-Star de los Toronto Blue Jays no está en lo más mínimo preocupado por enfrentarse a los Marineros de Seattle en el primer partido de comodines del viernes.

    “El entrenador de mi escuela secundaria solía decir que la presión es algo que se pone en los neumáticos”, bromeó Manoah el jueves. “Esto es solo béisbol. Es solo un juego. Solo tengo que salir, divertirme y dejar la presión para tus neumáticos”.

    Luis Castillo inicia el Juego 1 para Seattle, haciendo su primera aparición en la postemporada desde 2001. Los Marineros terminaron 5-2 contra Toronto esta temporada.

    Manoah tuvo marca de 16-7 con efectividad de 2.44 en su segunda temporada en las Grandes Ligas, anclando una rotación que también incluye a dos derechos con contratos de más de $100 millones, Kevin Gausman y José Berríos.

    Aún así, con su combinación de rendimiento y aplomo en los grandes juegos, Manoah fue la elección clara de Toronto para tomar el balón en el primer partido.

    Asimismo, el mánager de los Marineros, Scott Servais, tiene motivos para sentirse bien con Castillo, quien tuvo marca de 4-2 con efectividad de 3.17 en 11 aperturas para Seattle luego de ser adquirido de Cincinnati en la fecha límite de canjes.

    «No podría tener más confianza en enviar a alguien», dijo Servais. «Cuando tienes un tipo de alto nivel como ese, el hecho de que lo cambiamos, lo firmamos con un contrato a largo plazo, es el momento perfecto».

    Una buena actuación en el Juego 1 podría ser crucial en este enfrentamiento al mejor de tres.

    Sin embargo, Vladimir Guerrero Jr. y los Blue Jays obtendrán una ventaja adicional al jugar toda la serie en casa, donde una base de fanáticos ruidosos y rabiosos está lista para su primera mirada en persona al béisbol de postemporada desde 2016, cuando Toronto hizo el segunda de apariciones consecutivas en la ALCS.

    Ese equipo de 2016 venció a Baltimore en casa para ganar lo que entonces era un enfrentamiento de comodines de un juego, con un jonrón de Edwin Encarnación en la undécima entrada que envió a Toronto a la serie divisional.

    Phillies vs Cardenales

    Hace más de una década, el talentoso triunvirato de Albert Pujols, Yadier Molina y Adam Wainwright ayudaron a impulsar a los Cardenales de San Luis a vencer a los Filis de Filadelfia en la ronda divisional de los playoffs y finalmente a un título de Serie Mundial.

    Han pasado muchas cosas desde entonces, y no muchas buenas en Filadelfia, donde los Filis han tenido más temporadas perdedoras que ganadoras y aseguraron un puesto de comodín a principios de esta semana para su primer regreso a la postemporada.

    Los dos clubes se volverán a encontrar, 11 años después de su último enfrentamiento emocionante en los playoffs, listos para jugar una serie de comodines de la Liga Nacional al mejor de tres en el Busch Stadium. ¿Y no lo sabrías? Pujols, Molina y Wainwright siguen presentes, y cada uno podría tener un papel protagónico cuando la serie comience el viernes por la tarde.

    “Lo he pensado mucho, ¿verdad? Literalmente se convirtió en una bifurcación en el camino: uno fue a la derecha, el otro a la izquierda”, dijo el jueves John Mozeliak, presidente de operaciones de béisbol de los Cardenales, al recordar el decisivo Juego 5 de la serie de 2011. St. Louis ganó 1-0 detrás de la gema de tres hits de Chris Carpenter contra el miembro del Salón de la Fama Roy Halladay.

    “Fue un juego tan épico, probablemente uno de los mejores juegos que cualquiera de nosotros pudo ver”, dijo Mozeliak. “Para nosotros se convirtió más en un trampolín y, en el caso de los Filis, también se convirtió en un punto de inflexión para su franquicia”.

    Los Cardinals continuaron compitiendo por campeonatos durante la próxima década, perdiendo tres veces en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional y una vez en la Serie Mundial.

    El equipo que llevarán a esta postemporada podría ser el mejor hasta ahora: Nolan Arenado y Paul Goldschmidt obtendrán muchos votos de JMV. La rotación de abridores, impulsada por la llegada en la fecha límite de canjes del abridor del Juego 1, José Quintana, ha sido sólida. Y el bullpen ha estado entre los mejores del béisbol.

    Molina estará de regreso detrás del plato, Wainwright está disponible desde el bullpen y Pujols, luego de superar la marca de 700 jonrones en su carrera y superar a Babe Ruth en carreras impulsadas, intentará continuar con su tórrida segunda mitad.

    “Hemos tenido muchos contribuyentes diferentes a lo largo del año”, dijo el gerente de primer año Oliver Marmol. “Lo que nuestros muchachos de la esquina han hecho en Nolan y Goldy es increíble. Tocan el timbre todos los días, y sin ellos no estamos aquí. Puedes bajar en la lista. Pero lo que ha hecho Albert ha sido extraordinario”.

    Los Phillies también son bastante notables.

    No iban a ninguna parte cuando el presidente del equipo, Dave Dombrowski, despidió al manager Joe Girardi en junio, reemplazándolo con Rob Thomson. Tenían marca de 23-29 y cinco juegos y medio fuera de los playoffs, a pesar de una nómina de $237 millones.

    Pero con Bryce Harper, Kyle Schwarber y JT Realmuto liderando la ofensiva, y una rotación con Aaron Nola y el abridor del Juego 1 Zack Wheeler bloqueando a los bateadores, Thomson lideró uno de los mayores cambios en el béisbol. Solo los Dodgers y los Bravos tienen mejores registros en la Liga Nacional desde que el canadiense de voz suave asumió el cargo.

    “Siento un sentimiento de orgullo por estos jugadores”, dijo Thomson. “Estamos contentos de estar aquí, pero tenemos más por hacer”.

    Mets vs Padres

    Para dos equipos que terminaron segundos en sus divisiones, los Padres y los Mets traen una gran cantidad de estrellas a los playoffs.

    Manny Machado, Juan Soto y Yu Darvish por el lado de San Diego.

    Max Scherzer, Jacob deGrom y Francisco Lindor para Nueva York, solo por nombrar algunos.

    Un par de los mayores gastadores del béisbol, uno de cada costa, se prepararon para enfrentarse en una serie de comodines de la Liga Nacional al mejor de tres en Citi Field a partir del viernes por la noche. Dos victorias le otorgan una cita en la Serie Divisional con los poderosos Dodgers.

    “Esto no es jugar el juego largo aquí. Este es el juego corto”, dijo el jueves el manager de los Mets, Buck Showalter. “Es una época diferente del año”.

    Sin duda, ambos clubes sienten la presión y la urgencia de saber que un mal fin de semana significa el final repentino de una temporada prometedora y llena de grandes expectativas.

    San Diego ingresó con la vista puesta en ganar la División Oeste de la Liga Nacional y, aunque Los Ángeles se quedó con el título de la división, los Padres se marcaron a sí mismos como contendientes a la Serie Mundial al adquirir a Soto y al cerrador All-Star Josh Hader en un gran revuelo en el canje del 2 de agosto. plazo.

    No despegaron con la racha que algunos esperaban, pero los Padres (89-73) ganaron lo suficiente como para ganar el segundo comodín de la Liga Nacional a pesar de terminar 22 juegos detrás de los Dodgers.

    Impulsado por Pete Alonso y el campeón de bateo de las Grandes Ligas Jeff McNeil en el plato, Nueva York (101-61) estuvo en la cima de la División Este de la Liga Nacional durante casi seis días esta temporada.

    Pero incluso después de liderar por 10 juegos y medio el 1 de junio y siete el 10 de agosto, los Mets no pudieron contener a los Bravos. Los campeones defensores de la Serie Mundial arrebataron su quinta corona divisional consecutiva y un adiós a los playoffs en la primera ronda gracias a la barrida cara a cara en Atlanta el pasado fin de semana.

    Nueva York debe sacudirse esa gran decepción, rápido.

    “Las noticias de ayer”, dijo Lindor, quien estableció un récord personal con 107 carreras impulsadas cuando los Mets ganaron la segunda mayor cantidad de juegos en la historia de la franquicia. “Tenemos que concentrarnos en lo que está delante de nuestros pies”.

    Ambos equipos se ejercitaron durante una hora el jueves bajo un cielo despejado en el Citi Field. Se pronostica buen clima durante todo el fin de semana, aunque las temperaturas nocturnas de alrededor de 50 grados podrían sentirse un poco frías para los jugadores de San Diego.