Familia y amigos dan último adiós a la locutora Chantal Jiménez

    57
    0
    Compartir
    Santo Domingo, RD
    Cerca de las 3:50 de la tarde, familiares y amigos sepultaron este lunes en el cementerio Cristo Redentor los restos de Chantal Jiménez, locutora y actriz dominicana, de 25 años, asesinada por su expareja sentimental, Jensy Graciano, de 35, quien se quitó la vida luego de cometer el hecho.
    «Ay mi hermanita de la vida… Ay mi cacona», eran los gritos con voz quebrantada de la hermana de Chantal mientras caminaba detrás del ataúd para despedirla junto a sus padres y otros familiares.
    Figuras como Carlos Durán, youtuber dominicano y quien le había dado la oportunidad a la occisa para salir en su programa «El Show de Carlos Durán», asistió junto a sus demás compañeros, también allegados a la víctima, al sepelio.
    De igual manera, una gran cantidad de amigos de Chantal se presentaron en el cementerio para darle el último adiós.
    Momento antes del entierro
    Pasadas las 2:00 de la tarde, el ataúd, de color blanco y con diseños dorados, fue colocado en el vehículo fúnebre junto con varios arreglos florales, partiendo desde la calle Josefa Brea.
    La familia, devastada y bañada en lágrimas salió de la funeraria, tras conversar por más de 15 minutos con la ministra de la Mujer, Mayra Jiménez, quien asistió al velatorio de la occisa alrededor de las 1:40 de la tarde.
    A su salida del funeral, la ministra dijo que «estamos aquí en representación del presidente Luis Abinader, dando la cara a esta familia».
    «Es un hecho muy lamentable que ninguna madre ni un padre debería pasar por una situación de una muerte que pudo haber sido evitable, en ese sentido desde el Ministerio de la Mujer hemos pedido una investigación exhaustiva del Ministerio Público que permita determinar lo que ha ocurrido y si hubo falla en el sistema, las debidas sanciones», sentenció Jiménez ante miembros de la prensa.
    Por su parte, allegados a Chantal, quienes la vieron «crecer» en el barrio «Simón Bolívar», lugar donde se crió la víctima, expresaron que era una «bella persona, tranquila y humilde».
    Mientras que, la familia de la occisa prefirió no omitir ningún tipo de declaraciones, tras salir de la funeraria.